Solobuceadores: Hoy por tí, ¿mañana por tí?

Compadres y comadres,

Normalmente no soy muy de escribir reflexiones y menos críticas sobre entidades relacionadas con el mundo del buceo (entiéndase entidades por centros, clubes, tiendas, etc…) pues, por suerte, siempre hemos gozado y disfrutado de un buen trato por parte de la mayoría de centros con los que nos hemos cruzado a lo largo y ancho de los siete mares. Y ha sido así porque hemos tratado de hacer puerto en los que nos han brindado mejor servicio y saber hacer, y a los que nosotros hemos pagado con nuestra fidelidad y amistad, a pesar de que otros nos ofrecieran mejores precios o ventajas, pero que carecían de esa mezcla de profesionalidad y sentimiento de familia que siempre buscamos.

Pero en esta ocasión haré una excepción, pues no puedo callarme la falta de profesionalidad por parte del centro Solobuceadores durante la gestión de nuestro último taller de piscina, y más tras el buen camino recorrido que llevábamos juntos, y el que aún nos quedaba por recorrer. Voy a tratar de resumiros lo sucedido, pero por respeto hacia ellos, omitiré sus nombres reales y no incluiré el texto original de los correos intercambiados durante la organización del taller. En su lugar, los nombraré como “Alemán“, “Barbacoa” y “Danone“, y me tomaré algunas licencias humorísticas a la hora de resumir los mensajes, evitando no obstante que pierdan la esencia de los mismos. Así al menos se os hace ameno el chorrazo que os voy a soltar.

Hablemos de los antecedentes

Resulta que hasta la fecha organizábamos las piscinas a través de nuestro contacto el Alemán de Solobuceadores, con el que teníamos ya en el aire otros acuerdos de colaboración para el futuro. He de decir que con él todo fue rodado, nos ponía las cosas fáciles y siempre fue más que razonable ante nuestras necesidades. Siempre estuvo dispuesto a abrir nuevas puertas y ampliar así la colaboración entre el centro al que él representaba y nuestro grupillo de buceo. Camarada, si nos estás leyendo, que sepas que brindamos con un buen ron por el trato que nos has dado.

A lo que iba. El modus operandi en la reserva de piscinas siempre era el mismo: Le escribía para decirle que quería reservar la piscina y que me confirmara si estaba disponible y las tarifas que tenían vigentes para los siguientes conceptos:

  • Alquiler de piscina,
  • Alquiler de aula,
  • Botella,
  • Alquiler de equipo pesado y
  • Alquiler de equipo completo.

Una vez conocido esto, yo hacía mis números teniendo en cuenta el número mínimo de buceadores que esperaba tener y las tarifas que él me daba, y sacaba mis tarifas ajustadas a precio de coste para ese número de piratillas, desglosados según el alquiler de equipo que necesitaran (nada, equipo pesado o equipo completo). Una o dos semanas antes, le volvía a escribir para hacerle llegar el listado de asistentes, el equipo que necesitaban y mi cálculo de costes, y así que me confirmara que le cuadraban a él también. Yo por mi parte, si tenía más buceadores de lo esperado, le daba vueltas a como gastar el dinero sobrante, que la mayoría de las veces acababa en las decobirras de después y/o en comprar algún detallito para los asistentes (como los diplomas de asistencia).

Y así nos apañamos él y yo durante más de un año, en el que siempre tuve disponible el mismo desglose de tarifas en alquiler de equipo, y en el que, salvo alguna cosilla, los precios se mantuvieron siempre iguales.

Organización del taller del 24 de Abril

Para la última piscina, repetí el mismo mantra. Escribo al Alemán un 14 de Marzo, me confirma las tarifas y la disponibilidad de la piscina, calculo las mías estimando diez plazas, lanzo el evento y le envío el 12 de Abril el listado de asistentes, el equipo que necesitan y mi cálculo del coste, para que me confirme que está todo bien. Hasta aquí, like always.

Pero esta vez me responde la Barbacoa, que estaba en copia del último correo intercambiado con el Alemán, para comentarme que éste ya no trabaja con ellos, que a partir de ahora mis nuevos contactos en SBS son ella y el Danone, y que la tarifa de alquiler de equipo pesado no existe como tal, que me lo tiene que cobrar como alquiler de equipo completo.

Imaginaos ahora la situación: yo ya había puesto un precio para el evento, tenía 14 alumnos apuntados y todos ellos ya me habían hecho las transferencias. Aparte, el poco margen de “beneficio” que tenía ya estaba destinado a cubrir otros costes del taller (diplomas, invitación a birras de después, etc..), por lo que no podía cubrir ese nuevo coste (unos 25€ adicionales) sin quitar otros que, a pesar de ser más o menos prescindibles, es un detalle que siempre nos gusta tener con los que se aventuran a pasar un rato con nosotros.

Así que les contesto para decirle que OK a lo de que ahora trate las reservas con la Barbacoa y el Danone, pero que yo tenía fijada previamente una tarifa para alquiler de equipo pesado con su ex-camarada el Alemán y que no era plan de cambiármelas a última hora, que el evento estaba en marcha y que ya tenía todos los pagos hechos por parte del alumnado. Que yo no tenía problema alguno en aplicar esas nuevas tarifas en próximas piscinas, pero que lo razonable y justo sería respetarlas para este taller. También les comenté que tenía sentido tener una tarifa para equipo completo si la mayoría de los freelances que contratan con ellos lo hacen para dar bautizos o cursos de OWD, pero que también tenía sentido disponer de una tarifa por alquiler de equipo pesado para buceadores titulados que no necesitaran todo el equipo, y que esta sea un poco más barata. No es razonable cobrar a un buceador por un equipo completo cuando sólo necesita un regulador y/o un jacket. Y demonios, ¡Que esa tarifa la llevábamos usando en otras ocasiones durante más de un año! Le doy al botón de “Lanzar mensaje en una botella al mar de interné” y me quedo a la espera de respuesta, convencido que mis argumentos eran de peso.

Esta vez responde el Danone, para disculparse por el error cometido por el Alemán -ya, pero él representaba a SBS, así que el supuesto error es de vuestra empresa- y que como hay confianza -¿Confianza? ¡Si casi ni te conozco en persona y apenas hemos hablado!-, por ese tipo de cosas ya no trabaja con ellos -eso según él, según mi charla posterior con el implicado por privado los motivos fueron otros, pero en esto no voy a entrar al trapo-. Me explica de nuevo el desglose de números de la Barbacoa -Que si… que tus números los tengo claros, pero no cuadran con los que me disteis…- para luego decirme que no se bajan del burro, que no puede aplicarme esa tarifa. Luego trata de venderme el nuevo precio como un auténtico beneficio comparándolo con su tarifa para particulares -ya.. pero yo no soy un particular al uso, yo represento a un grupo de buceo y muevo mucha más gente que un solo individuo…Y un particular no te reserva una piscina entera, ¿A que no?…Y… ¿De verdad piensas que voy a caer en ese truquito de marketing?-. Que están haciendo un gran esfuerzo al ponerme ese precio -oye, que es el precio que he tenido con vosotros a menos el último año…- porque quieren seguir contando con nosotros -pero a pesar de ello, haces que sea el cliente el que pague por vuestro error, muy lógico, claro claro…-.

Yo le replico con otro emilio, básicamente para contarle lo mismo que le había puesto a la Barbacoa, que no problemo en aplicarlos para la siguiente, pero que me respeten los precios ya fijados para esta piscina. Que los 25€ de diferencia a mi me hacen un cristo (básicamente, porque no tenemos apenas sobrante de donde sacarlos) y que para ellos no es tanta diferencia. Y que puñetas, que el error no es del cliente, es del centro, que a que viene cargarme a mí con el muerto. Pero ojo, todo esto siendo muy políticamente correcto, que hasta aquí aún tenía la esperanza de que entraran en razón.

El Danone responde de nuevo, volviendo a disculparse por la falta de profesionalidad del extrabajador Alemán -¿Otra vez echando balones fuera?¿Y quien es menos profesional, el que “supuestamente” (y según tu) ha hecho algo mal, o el que pone a parir a un antiguo compañero de trabajo contándoselo a un cliente?- y para decirme que a ellos también esos 25€ les hacen el cristo porque tienen unos márgenes muy ajustados -igualitos que los míos…- y que la tarifa es la que es. También me dice que no tenían conocimiento de la reserva de la piscina y que por ello no nos han podido hacer llegar el cambio de tarifas -mentiiiiiraaa cochina, la Barbacoa estaba en copia del email del Alemán en el que nos confirmaba la piscina y los precios pactados. Menos lobos caperucita…-.

Aquí es cuando yo entro en el dilema de… ¿Los mando a pastar y cancelo el taller? No puedo hacer eso, tengo ya encargados los diplomas, los alumnos han pagado y me he comprometido con ellos. Ellos han cumplido. Y yo no puedo fallarles, Buceo Bucanero no puede fallarles, aunque nos suponga pelear un poco contra viento y marea. Toca pasar ESTA VEZ por el aro, pero nunca mais.

Así que le respondo al Danone con un nuevo email, para decirle que OK, que tiramos pa’lante con el evento a pesar del cambio de tarifas, pero que… no estoy de acuerdo con la solución que nos dan (básicamente, que paguemos nosotros SU error), que es muy feo tener apalabradas con ellos unas tarifas y cambiarlas a mitad del evento, que no hubiera tenido problemas en hacer futuras piscinas con los nuevos precios y que si continúo adelante no es porque me apetezca a mí, es por no fallar al compromiso que tengo con mis piratillas. Pero que se olviden de que vayamos a hacer otro taller con ellos y que se olviden de cualquier otra futura colaboración, porque no podemos aceptar que por ser una tripulación “pequeña” se nos trate de este modo tan poco profesional.

Después de esto, me responde la Barbacoa para pasarme la factura y el número de cuenta, y con ello se zanja la discusión. Una vez hechas las transfers, les pregunto si les han llegado y les confirmo que estaremos allí a las 16h.

Durante la piscina

El domingo me presento en el centro diez minutillos antes para dejar preparado mi equipo y avanzar en los preparativos del briefing. Toco la puerta y no responde nadie. Miro hacia la piscina y tampoco encuentro vida humana en el lugar. Empieza a llegar gente, pero nadie del centro. Viendo que estamos ya todos y después de los saludos pertinentes, empiezo con la charla a la entrada del centro. A las y media pasadas aparecen por fin dos miembros de SBS, saludan brevemente y nos abren la piscina. Ellos pasan dentro y nosotros vamos detrás. Reanudamos el briefing, repartimos y preparamos el equipo y a disfrutar de nuestras dos horas de piscina. Recogemos, pasamos por la oficina y nos despedimos.

Aquí he de decir que el Alemán tenía por cortesía llegar a su hora, darnos una presentación de las instalaciones del centro, explicarnos las reglas de la piscina, la colocación ordenada de los equipos y luego estar a la vista, si no durante toda la piscina, al menos unos minutos antes de que termináramos por si necesitábamos algo. Nada de eso se dió durante esta piscina y, por respeto hacia los que nos atendieron esta vez, voy a omitir otro detalle en especial que me pareció muy poco profesional de cara a los clientes.

La reflexión después de todo esto

Con Solobuceadores hemos organizado durante este año y el anterior varios talleres de buceo, bucaneros nuestros y amigos recomendados se han sacado cursos con ellos. Había acuerdos ya en el aire de ampliar la colaboración con este centro, en el que ambas partes saliéramos beneficiadas. Y, hasta la fecha, estábamos bastante felices con el trato recibido. Pero nada de eso va a pasar ya, pues no podemos tolerar esta última actuación por su parte. Y no hablo de la subida de costes, eso lo de menos. Nos habría dado igual que el aumento fuera de 5, 25 o 100€. Lo que nos ha dolido es no que no han sabido aceptar su responsabilidad, culpando a un extrabajador suyo (y representante del centro) por unas tarifas que para ellos eran inexistentes, cargando finalmente el error al cliente.

Danone y Barbacoa, no habéis sabido aplicar el “Hoy por tí, mañana por mí”, Podríais haber pensado: “Hoy os respetamos las tarifas que teníamos con vosotros, asumiendo por tanto el “error” cometido por un trabajador de nuestro centro, y así mañana seguiréis viniendo con nosotros, aunque sea un poco más caro, porque nos habéis elegido por el buen servicio que os hemos dado hasta el momento”. Pero no, habéis preferido seguir en vuestros trece, ganar ahora 25€ más y renunciar a un buen grupo de clientes. ¿Cuánto os pagamos por cada piscina? ¿Cuantos talleres hacemos al año con vosotros? ¿Cuanto han pagado bucaneros y demás piratas recomendados por nosotros por sacarse cursos con vosotros, y cuanto habrían pagado futuros bucaneros y no bucaneros? ¿De qué acuerdos nos podríamos haber beneficiado ambas partes, de no haber sido por esta mala jugada? ¿Os merece la pena perder un grupo entero de clientes por no aceptar que el error era vuestro, haciendo que paguen ellos?

Danone y Barbacoa, os recuerdo que los que hacemos posible Buceo Bucanero no nos ganamos la vida con ello, pues cada uno tiene su curro y esto es solo un hobby al que dedicamos nuestro tiempo libre. No cobramos las horas dedicadas a organizar y coordinar eventos, salvo que por pago entendamos la satisfacción de ver que los eventos salen fetén y de que los piratas que nos acompañan se van felices y agradecidos. Sobre este “amor al arte”, cualquier bucanero os lo puede confirmar, pues todos tienen acceso a cada excel de evento, factura, venta de material  o acuerdo del grupo con otros centros.

Alguien que dirija un club con ánimo de lucro y necesite de una piscina para organizar los cursos con los que se gana la vida, si se puede ver perjudicado por algo así, y sólo le queda tragar esa vez si no tiene otra opción más económica para darlos y así sacar adelante su paga mensual. En cambio a nosotros nos basta con cambiar de piscina (incluso si sus tarifas son más altas), o bien no organizarlas si no encontramos con quien hacerlas. O simplemente porque deje de apetecernos. Al fin y al cabo, si las hacemos es por el gusto de compartir con el resto lo poquito que sabemos, no porque sea lo que nos permita llevar el pan a casa.

Si nos hemos tomado la molestia en escribir esto no es con ánimo de cambiar la opinión de nadie. Solobuceadores tiene y tendrá tanto buenas críticas como malas, todas respetables. Estoy más que seguro que tendréis centenares de clientes muy contentos, y de que tendréis otros tantos que no lo están tanto. En esta vida hay que ser humilde ante los halagos y estar receptivo a las críticas, y este artículo de opinión no es más que una de ellas.

Os deseo suerte de aquí en adelante, y espero que esta reflexión os pueda ayudar en futuros tratos con otros clubes, grupos de buceo y clientes en general. De verdad que lo espero.

Adrián, Capitán en Buceo Bucanero.

Capitán

Capitán

Buceador desde 2012, Rescue Diver en la actualidad y en formación para Divemaster. Casado con el mar, enamorado de los pecios, amante del vídeo subacuático.

2 comentarios:

  1. Siento comunicar que la reflexión no les ha servido de nada, siguen tan prepotentes cómo entonces, y si se la tienen ” que envainar” porqué hay un contrato por medio…a la mínima contrariedad , te expulsan de la escuela, llamándote cliente toxico y echando sobre ti toda la mierda que pueden. Os invito a leer un artículo en su página, que no tiene desperdicio y que titula clientes tóxicos. Un mentiroso impresentable, el Danone.

    • Nosotros no hemos vuelto a tener contacto con ellos. Hay gente que los defiende a ultranza, y gente que ha tenido una mala experiencia y trato con ellos. Al final, el tiempo pone a cada uno en su lugar.

¡Arrr! ¡Déjanos tu mensaje en una botella!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.